top of page
  • Foto del escritorEl Hogar de Venus

¿De qué están hechos los sueños?


Como terapeuta, tengo muy en cuenta los sueños que mis clientes traen a terapia.

Nada de lo que la mente crea es baladí, y es, precisamente al dormir, cuando salen los símbolos que pueden dar gran información a quien los sueña.


Cuando una persona viene a terapia y trae un sueño, le ayudo a que lo trabaje, no desde ningún código de interpretación preestablecido, puesto que ningún libro de interpretaciones va a saber más que la misma persona que lo ha soñado. Desde varias perspectivas, como la gestáltica , o la jungiana, se desaconsejan totalmente los libros de interpretación de sueños, puesto que limitan la amplitud del imaginario y las vivencias del cliente. Siempre es mejor que lo reviva en su propia sensación e intensidad, para que hable el subconsciente a través de sí.


Hay sueños que parecen dejar un mensaje o una impronta muy clara, en cambio, hay otros que resultan totalmente inconexos, extraños, que no aparecen con la lógica con la que habitualmente pensamos en el día a día. Pero no importa. Al trabajarlos pueden dar muchas pistas sobre el momento que el cliente está viviendo, y a veces, traen consigo una clave integradora sobre qué está necesitando la persona, o arrojan información sobre el patrón que está siguiendo.


Durante un proceso terapéutico, es importante tenerlos en cuenta. Es común despertar recordando un sueño vívido y olvidarlo al instante siguiente. Por eso la importancia de apuntarlo, de retenerlo, de permitirse sentirlo. De paladearlo. Muchas personas escriben sus sueños o los apuntan en un diario.


Una vez que se aprende a interpretar por uno mismo el propio sueño, se abre la ventana a nuestros miedos, complejos y deseos, siendo una guía para entender los dramas, los anhelos y estar más en contacto con su ser esencial, porque, aunque surjan en los brazos de Morfeo, cada persona tiene en sí, sus propias claves.

39 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page